info@estudiospatagonicos.com.ar



El Naufragio del Marjory Glen
Roberto Hilson Foot

Relato del naufragio que ocurrió en 1911 frente al puerto de la ciudad de Río Gallegos. Hoy el pecio descansa en las cercanías de dicha ciudad.

 

Relevamientos:

 

Expedición Costera , 1980-1981

 

Roberto Hilson Foot

 

Expedición: Laguna Azul, Estancia El Cóndor, Estancia Monte Dinero, Punta Dúngenes, Rio Gallegos, Enero 1990.

 

Ing. Agr. Horacio Cerutti

Roberto Hilson Foot

 

Expedición Costera, Enero 2003

 

Pía Simonetti

Daniel Bruno

Lucas Young

Juan Manuel Botello

Roberto Hilson Foot

 

Fotografías:

 

Daniel Bruno (2003)

Pia Simonetti (2003)

Roberto Hilson Foot (1990 y 2003)

 

 

Agradecimientos

 

A la familia Fenton de la Estancia Monte Dinero, al Sr. John Blake de la Estancia Cóndor/Estancia Killik Aike Norte, al personal de la Prefectura de Punta Loyola y a los estudiantes y docentes del Colegio Polimodal Nº7 Dr. Julio Ladvocat de Río Gallegos por su excelente trabajo de investigación que hemos consultado.

 

Bibliografía

 

 

I

 

La Marjory Glen fue construida en 1892, por la compañía de origen británica The Grangemouth Dockyard Company, en Grangemouth, Escocia. Esta localidad se encuentra a los 56° 02´ N sobre la margen sur del Firth of Forth. Eran las tierras de la familia Dundas. Sir Laurence Dundas se interesó en la idea de construir un canal de navegación que vinculara la costa este y oeste de Escocia. En 1768 comenzaron las excavaciones para unir el Firth of Clyde con el Firth of Forth, logrando completar la obra en 1790.

 

 

Se construyeron simultáneamente en Grangemouth casas para los trabajadores y sus familias. Thomas Dundas, hijo de Sir Laurence, continuó apoyando el desarrollo de la localidad, procurando mejorar los servicios, construyendo caminos y radicando nuevas industrias.

 

 

 

Con la expansión del puerto, Grangemouth se convirtió en centro importante de construcción naviera. De los astilleros de Grangemouth fueron botadas las primeras versiones operables en alta mar de buques a vapor, los Charlotte Dundas construidos en 1801 – 1803 y diseñados por William Symington.

 

A lo largo del siglo XIX se registra un importante desarrollo de la industria de la cerámica, de los ladrillos, sogas, velas para barcos, madera y con la llegada del ferrocarril en 1860, el comercio y la industria crecieron incluso a mayor escala. Para 1871 Grangemouth tenía una población de 6.354 habitantes y en 1872 eligen por primera vez una autoridad local. En 1885 se establece la Grangemouth Dockyard Company, la que en 1892 será responsable de la construcción del Marjory Glen que pertenecerá con los años a la J.M. Campbell and Sons.

 

II

 

La nave fue botada en octubre de 1892. En el diario Falkirk Herald del 8 de octubre, se da cuenta del evento en el Grangemouth Dockyard.

En su nota , el diario dice textualmente:

 

“…launched from their shipbuilding yard at Grangemouth on Thursday a handsomnly modelled steel barque of 1800 tons, built to the order of Messrs Wm. Blair and Co. for general trade.

On taking the water she was gracefully named the Marjory Glen by Miss Todd of Pollokshields…”

 

Hacemos notar que el buque fue construido por orden de Blair and Co., pero para 1911 era propiedad de J.M. Campbell and Sons.

 

 

 

Su código en letras en 1911 era M.V.H.S. con el número oficial de registro 99860, con puerto de registro en Glasgow, Escocia; aunque a la hora del naufragio navegaba bajo bandera noruega.

 

 

 

Era una nave de hierro remachado, de casco simple. Desde la cubierta hasta el casco tenía 34.1 pies, con un largo de 213 pies. Tenía tres mástiles, siendo de propulsión a vela con botavara y un mascarón de proa muy distintivo.

 

 

 

Desde el mismo momento de su diseño, se la concibió como una hermosa nave y la crónica del Falkirk Herald resalta la belleza de sus líneas, que a casi un siglo de su naufragio, aún puede apreciarse en Punta Loyola, en la desembocadura del Río Gallegos.

III

 

El Marjory Glen zarpó del puerto de Shields, Newcastle, el 13 de junio de 1911; a las 3 a.m subió a bordo el práctico de puerto y se dispuso todo para el remolque del barco, que transportaba 1.701 tn de carbón y 19 tn de embalaje. Al mando de la nave se encontraba el capitán Jans Martín Holmsen, con una dotación de quince hombres. Se desamarró la barca y luego se procedió a remolcarla al mar. Se izaron velas y con las primeras luces de la mañana, el práctico deja el barco; la Marjory Glen comienza su navegación hacia el sur del continente americano, transportando su peligrosa carga de carbón.

 

 

 

El jueves 24 de agosto fue azotada en el Atlántico por un temporal con chubascos huracanados. Se intentó arriar velas pero en el proceso se pierden dos y otras sufren daños. El 9 de septiembre divisan el Cabo Vírgenes, unos 100 km. al sur de su destino. En ese momento se sintió un fuerte olor saliendo de la bodega de proa, se retiró la escotilla para examinar la carga, no pudiendo detectar ningún foco de incendio. Posteriormente, se vio humo saliendo del palo trinquete y la tripulación intenta ahogar el posible fuego tapando todas las ventilaciones y arrojando agua, procurando evitar corrientes de aires que pudieran avivar el fuego.

 

 

 

Navegan con rumbo NO hasta divisar el Cabo Buen Tiempo y los cerros de los Frailes, arriando las velas y fondeando el ancla con 55 brazas de cadena sobre la banda de babor ese mismo día 9 de septiembre.

 

Los días 10, 11 y 12 de septiembre, a casi tres meses de haber zarpado de Inglaterra, permanecieron fondeados cerca de la desembocadura del Río Gallegos a la espera de alguna nave que pudiera remolcarlos río arriba hasta el puerto de Río Gallegos.

 

 

El miércoles 13 de septiembre, avistado un vapor se izaron señales y a las 8.30 horas a.m, el vapor amarró a la barca, se levanta el ancla y se la remolca hasta el puerto de Río Gallegos donde fondeó el mismo día. El jueves 14 de septiembre, se desencadena la tragedia, cuando a las 4.30 horas a.m. el marinero de guardia que debía despertar al cocinero, lo encuentra muerto. El segundo piloto G.Henriksen, que compartía el lugar con el cocinero N.M. Gunnevussen también fue hallado muerto.

 

 

 

Los cuerpos fueron llevados a cubierta para tratar de reanimarlos y se despacha un mensajero en busca de un médico. Acude a la emergencia el Dr.Fenton , para constatar la muerte por asfixia de gas carbónico. Con el mismo diagnóstico, el médico de la gobernación, Dr. Larrauri, deja constancia de las causas de la muerte en el expediente N° 3542-A-1911, folio N° 362, legajo N° 33 del Juzgado de Santa Cruz.

 

 

 

El Dr.Fenton recomienda que ningún miembro de la tripulación debe dormir a bordo, llegando al poco tiempo el práctico del puerto. Se levan anclas y se muda la barca hacia la playa, donde se amarra la proa y la popa. El humo se hace paulatinamente mas abundante y espeso; se procuran retirar remaches de proa para hacer entrar el agua, a fin de apagar el incendio. Hacia las 12 p.m. la situación se hizo crítica y la tripulación por temor a las explosiones e incendios, decide abandonar la nave.

 

 

 

El viernes 15 de septiembre, se retiraron mas remaches para permitir el ingreso de mas agua al casco. Se reciben también los dos ataúdes para las víctimas de la tragedia del día anterior.

 

 

 

Al momento del incidente, el capitán Jans Martin Holmsen se encontraba en tierra, junto al cónsul inglés, señor Duncan, acordando con la firma Braun y Blanchard – La Anónina, quién había sido la compradora de la carga de carbón, las condiciones de estiba. La noche del 13 al 14 de septiembre, se hospedó en el alojamiento Rodino de Río Gallegos siendo alertado a la madrugada de los tristes eventos.

 

 

 

Cuando el día 14 de septiembre la evidencia del incendio se hizo obvia, el subprefecto Fernando Oro , sugiere “…abrirle un rumbo al buque por la parte exterior, dejando cerradas las escotillas hasta que se fuese a pique…” expediente N°.3542-A-1911. Obviamente el capitán buscando evitar tomar tan drástica decisión y acaso pensando en poder salvar la nave, solo retira como hemos dicho algunos remaches, con lo cual ingresó algo de agua, no inundando la barca, pero tampoco logrando apagar el incendio.

 

 

 

A esa altura, fue obvio que los elementos de seguridad y las bombas de achique de la Marjory Glen, no estaban en buenas condiciones de mantenimiento, a su vez la subprefectura de Río Gallegos, tampoco contaba con maquinaria y herramientas adecuadas para la emergencia.

 

 

 

Aparentemente, hubo algunos intentos infructuosos por parte de Manuel Cantariño, patrón de la chata “Cabo Vírgenes” y del vapor chileno “Araucania” de la casa Braun y Blanchard-La Anónima de Punta Arenas, por controlar el fuego, retirar objetos del barco y evitar la pérdida de la nave, pero todos los intentos por apagar el incendio fueron infructuosos.

 

 

 

La situación el día 21 de septiembre, se tornó en extremo peligrosa, habiendo fundado temor por la inminente caída de parte de la arboladura y porque el humo y el fuego se volvieron intensos, por lo que a la tripulación solo le quedó como opción hacer ingresar agua por las aberturas en el casco, con lo cual logró controlar el incendio para el 22 de septiembre.

 

 

 

A esta altura de las circunstancias, se habían desatado varias disputas y rencillas. Conflictos pequeños, como el que enfrentó al práctico con las autoridades del puerto por la orden de utilizar la linterna de anclar, en un barco que estaba sufriendo de sucesivos incendios. El práctico en forma expeditiva arrojó la linterna al agua con lo cual se llegó a un abrupto final del problema.

 

 

 

Hubo disputas con el señor Beecher por la descarga del carbón, con el Dr.Fenton por el pago de honorarios, entre los señores Cantariño y Oro por un lado contra el capitán por no permitirle en determinado momento que este embarcara a su propia nave. Hubo también cruce de palabras con Victoriano Rivera, un español que tenía propiedades al norte de Río Gallegos y cuyo depósito fue utilizado para guardar mercadería y envases de la barca. A ello se sumaba la no siempre amistosa relación de Rivera con los Rudd de estancia Cabo Buen Tiempo y los Halliday de estancia Hill Station.

 

 

 

El día 26 de septiembre de 1911 se dicta la prisión preventiva para el capitán Jans Martin Holmsen de cincuenta y nueve años de edad, casado, marino, noruego y domiciliado en Cristiania. Se lo procesa por el Articulo 366 del código de procedimiento en lo criminal y el día 9 de octubre es sobreseído por considerarse que actuó con ” las medidas que la práctica y la prudencia aconsejaban” . La cámara de Apelaciones de la Plata, confirma la medida el día 23 de diciembre del mismo año.

 

 

 

Recordemos que el código de procedimiento en materia penal regía desde el 1 de enero de 1889, en el fuero federal y en los tribunales ordinarios de la Capital Federal y de los territorios nacionales sancionada por Ley 2372 , el 17 de octubre de 1888, por lo tanto aplicable en el territorio de Santa Cruz en esa fecha.

 

 

 

Los conflictos también involucraron a la firma contratante, a la familia Braun y Blanchard (La Anónima) , a la compañía de seguros, a la comunidad de Río Gallegos y a aquellos que buscaron obtener alguna ganancia en medio de la desgracia, con el barco de bandera noruega Marjory Glen.

 

 

 

El barco luego de descargar una parte del carbón que pudo ser salvado, permaneció frente al puerto de Río Gallegos que de acuerdo con el censo municipal de 1911 tenia 1557 habitantes. José M. Rivera compra el deteriorado navío y al tiempo lo dona al gobierno del territorio. Sin embargo, los materiales no lograron ser aprovechados. Hay diversas versiones acerca de la barca navegando como buque fantasma al garete al compás de las mareas en el estuario del Río Gallegos; versiones también sobre intentos de pequeñas chatas por encontrarle una zona de amarre cerca de Punta Loyola y hasta la posible intervención de personal de la Armada para encallarla sobre la playa.

 

 

 

La barca se encuentra a 51° 39′ S a 4 km. al ESE del casco de la antigua Estancia Punta Loyola que fuera propiedad de Hamilton and Saunders. La construcción del puerto de aguas profundas en Punta Loyola donde existe una amplitud maxima de marea de 12,6 mtrs, la terminal Y.C.F. y el movimiento entorno a los hidrocarburos, ha convertido a la zona en un puerto de movimiento comercial, situado a unos 3,5 Km. de la Marjory Glen.

 

 

 

La proa de la nave esta orientada hacia el NO y se encuentra visible y accesible desde el camino.

 

Lamentablemente el mal uso que se le ha dado: asados, fogones, basurero, tiro al blanco, graffitis, han deteriorado su estructura, por lo que se requiere , una inversión para limpiar, restaurar y mantener como un atractivo turístico e histórico, como parte de la historia de la provincia de Santa Cruz.

 

Foto aerea del naufragio del Marjory Glen (Fotogrametría del Servicio de Hidrografía Naval)

 

No deja de asombrar que se contratara una nave de construcción escocesa con bandera noruega, para transportar carbón británico a Río Gallegos, debiendo atravesar medio mundo y todo el Océano Atlántico para llevar carbón a la población pequeña e incipiente de Río Gallegos, cuando a poco mas de 300 km. al oeste se encuentra Río Turbio que con los años se convertiría en el principal yacimiento de carbón de la Argentina, pequeña paradoja de nuestra historia.

 

 

 

Marinero en Tierra (1925)

de Rafael Alberti

 

Barco Carbonero

 

Barco carbonero

 

negro el marinero

 

negra, en el viento, la vela

 

negra, por el mar, la estela.

 

¡Qué negro su navegar!

 

La sirena no le quiere

 

el pez de espada le hiere.

 

¡Negra su vida en el mar!

 

 

 

 

Bibliografía

 

■ Southern Patagonia, Some Early Estancias.

 

■ Instituto Geográfico Militar, Río Gallegos, Prov. de Santa Cruz, Hoja 5169-27 y 28,1942 y 1947.

 

■ Lindsey,Diana Ryan, Land of Gods, My Town.

 

■ Estela Guerra de Fretes, Río Gallegos su historia y sus hombres, Editorial Anulen, 1985.

 

■ Albenga Last Port of Call. Marjory Glen

www.fundacionalbenga.org.ar/albenga/proyectos

Fundación para la preservación del patrimonio cultural subacuatico.

 

■ Servicio de Hidrografía Naval, Tabla de Mareas. Predicciones de la pleamar y bajamares, Punta Loyola (Puerto Río Gallegos).

 

■ Código de Procedimiento en Materia Penal de la Nación A.Z. Editorial, Buenos Aires,1981.

 

■ Expediente Nº3544-A-1911. Juzgado letrado del territorio de Santa Cruz.

 

■ Expediente Nº3542-A-1911 Juzgado letrado del territorio de Santa Cruz.

 

■ Periódico La Unión del 4 de abril de 1912, Río Gallegos, Santa Cruz.

 

■ Falkirk Herald del 8 de Octubre de 1892, Gran Bretaña.

 

■ La Opinión Austral 27 de noviembre de 2001.

 

■ Mención especial debemos hacer del trabajo “Marjory Glenn un nombre de mujer que no se olvida” , realizado por los alumnos del Colegio Polimodal Nº7 Dr. Julio Ladvocat. Realizado por los alumnos Cesar Villagra, Karim Hallar, Mariana Lobos, Gabriel Paez, Sergio Menchón, Matías Hernández, María Laura Cavalaro Pellón y Paula Najmías, con los docentes Fabián Agarzúa y Marcela Galindo.